20.11.12

The quest

Cada mañana me siento más como Indiana Jones, suena el despertador y tengo que empezar a buscar un motivo que me haga querer salir de la cama y meterme en la jaula durante ocho horas para hacer algo que odio, que no entiendo y que jamás me llegará a interesar lo más mínimo.

Y así de lunes a viernes, agarrándome a pequeñas cosas que hacen que quiera seguir adelante, como intentar salir de un pozo agarrándose a las raíces que crecen en sus paredes, para volver a caer irremediablemente al fondo el lunes por la mañana.

Sí, hoy lo veo todo muy negro...

No hay comentarios: