26.11.12

La dosis

Todo el que siga este blog, sabrá de la terquedad de mi tos una vez que se acomoda en mi cuerpo, no hay pastillas ni jarabes que hagan que se vaya o que se calme... o al menos eso pensaba hasta el otro día.

Iba a tomar mis dos cucharaditas del jarabe que no me hace nada, cuando vi que la cantidad que quedaba en el bote era poca, así que me dije, paso de manchar una cuchara, me lo bebo a morro y ya se acaba. Pero debía ser que lo que yo pensaba que eran dos cucharaditas, debían ser por lo menos el doble, así que a la media hora, me estaba quedando dormido, se me iba la cabeza y gran parte de todas esas cosas horribles que pone en los prospectos de medicinas que te pueden pasar.

Eso sí, la tos desapareció por completo, así que todo es cuestión de decidir, o tengo tos, o estoy consciente...

No hay comentarios: