15.11.12

2 años

Y de nuevo, estamos de cumpleaños, hoy le toca a mi segundo tormento, al encargado junto con su compinche, de que no tenga un minuto libre en todo el día, al responsable de que la casa jamás esté ordenada y al culpable de que se me pasen casi todos los males cuando entro por la puerta después de trabajar. ¡Felicidades!

1 comentario:

arponauta dijo...

¡felicidades, sobrino!