13.6.12

Día tras día

Todos los días las mismas caras, la misma gente sentada a mi lado durante ocho horas, es muy triste pensar que paso más tiempo con toda esta gente que con mi familia, que veo más la cara de mi jefe que la de mis hijos. Y lo más curioso de todo es que a pesar de todo el tiempo pasado juntos, apenas conozco a toda esta gente, es más, sé que no les echaría de menos lo más mínimo si algún día lograse salir de aquí.

Envidio a la gente que se lo pasa bien en el trabajo, que hace amigos, que disfruta yendo a trabajar... en fin, ya me tocará a mi algún día... espero, porque tal y como está el patio no pinta muy bien la cosa.


No hay comentarios: