31.5.12

Vida social

Ser niño puede llegar a ser agotador (parece el comienzo de un anuncio de actimel), pero es que en cuanto llegan estas fechas de fin de curso, la agenda de cualquier chaval no tiene nada que envidiar a la de un jefe de estado.

Durante los próximos 7 días, todas nuestras tardes van a estar ocupadas con actuaciones, obras de teatro, festivales, graduaciones, discursos, fiestas, tómbolas, juegos y demás tipo de celebraciones a las que los padres tenemos que acudir con cara de resignación y de "¡qué bien que lo hace mi niño!", que es una mezcla muy difícil de hacer en un gesto.

No hay comentarios: