8.5.12

Las Vegas

Empiezo a pensar que mi ducha es un poco como Las Vegas, porque todo lo que pasa allí dentro, se queda allí dentro. Me explico. Todas las mañanas mientras me despierto bajo el chorro, se me ocurren cientos de brillantes ideas, de chascarrillos ocurrentes y de cosas que no debo olvidar hacer, pero en cuanto que salgo de allí mi mente queda en blanco y no vuelvo a recordarlas hasta la mañana siguiente cuando vuelvo a entrar.

No hay comentarios: