14.3.12

De médicos (2)

Ayer hablé de la prueba médica que me hice, lo que no comenté fueron todos preliminares. Ya en su momento dije que uno de los requisitos era ir con el pecho afeitado, así que obediente que es uno, me dejé el pecho como el de un jugador de primera división (ah! qué tiempos aquellos en los que había futbolistas con pelo, incluso con bigote).

El caso es que el día de la prueba, la enfermera me comenta "ha habido un error y te habían programado un holter cardíaco y no de tensión" y allí me quedé yo con mi pecho afeitado y sin electrodos que ponerme, porque para el de tensión sólo es necesario tener brazos en los que poner el manguito.

Así es la seguridad social, siempre velando por que vayamos a la última...

No hay comentarios: