12.3.12

De médicos (1)

La semana pasada tocaron pruebas médicas para ver si aparecía la causa de mi hipertensión, creo que basta con leer el periódico para descubrirla, pero bueno, los médicos siempre quieren ir más allá.

La cuestión es que me pusieron una cosa llamada "Holter", que no es más que un medidor de tensión que te colocan en el brazo, unido a un "walkman" enganchado al cinturón, que mide la tensión cada 15 minutos.

La teoría es muy buena, si no fuera por un pequeño detalle, el manguito que te colocan en el brazo, tiene toda la pinta de no haber sido lavado desde los tiempos en que se lo ponían a Doña Isabel la Católica y por ello, hiede como la camisola de la susodicha; con lo que después de 24 horas con ese aparato pegado a mi brazo, el olor a perro muerto de mi biceps/tricpes, era indescriptible, ni la ducha podía con él, hubo que hacer friegas con alcohol que algo funcionaron, porque la siguient opción era meter el brazo en cal viva.

Así que señores del Ramón y Cajal (Hospital de Madriz), entiendo lo de los recortes, pero por diossss... dénle un agua a esos manguitos, o mejor pásenlos por el lanzallamas, que me curarán la tensión, pero voy a coger unos hongos.

No hay comentarios: