15.9.11

Hacia la extinción

Por suerte o por desgracia (todavía no lo tengo muy claro), no voy a trabajar en transporte público. Ayer tuve que coger el metro durante un largo rato y pude comprobar toda una serie de especímenes (humanos, creo...) con los que habitualmente no tengo el gusto de interactuar. De entre todos ellos, me quedo sin duda, con la joven de unos 100 kilos de peso que debía pensar que los auriculares circumaurales son un estupendo complemento de moda para combinar con la ropa, y no un dispositivo para escuchar música, de hecho ella los llevaba desenchufados, eso si combinando perfectamente con el bolso y las sandalias.

Me gustaría creen en el Sr. Darwin y en su teoría, pero cada día me lo ponen más difícil.

No hay comentarios: