22.8.11

Un inciso

Rompo mi silencio vacacional para comentar unas pocas cosas que me atormentan:

1. La vuelta a la oficina tras un mes de vacaciones debería ser considerada como causa justificada de baja médica. Ahora mismo estoy en estado catatónico

2. Tras el aluvión de noticias papales, me surgen dos preguntas:

   2.1. ¿Cuántas vidas se podrían salvar ahora mismo en África con los 50 millones de euros que ha costado la famosa visita?

   2.2. Viendo la lista de personalidades asistentes a tan magnos eventos, no se les cae a algunos la cara de vergüenza por el simple hecho de aparecer por allí. Que yo sepa, los divorciados y vueltos a casar, son excomulgados, pero parece ser que si tenemos mucho dinero, eso no nos afecta ¿verdad Señor Rato?

1 comentario:

jose luis dijo...

Ha sido mayor aún el aluvión de peregrinos de TODO el mundo, en el valor exacto del adverbio: 193 países. Cada peregrino era en sí una noticia.

Hay sensiblidades impenetrables a la información veraz: el propio gobierno declaró públicamente que la visita del Papa no suponía un gasto extraordinario al Estado. y luego, distintas instituciones económicas han declarado que se estima en 160 millones de euros el beneficio dejado por el evento.

Más a más, la Iglesia ya está en Africa a través de Cáritas y otras ONGés cristianas, sin contar la labor de proteción y atención a los necesitados que dispensa a través de sus misiones.

Debe ser que el dinero despilfarrado por algunos políticos de este país no sirve para tan noble destino.

En cuanto a la situación de los divorciados que se vuelven a casar, el Papa es sensible a esta realidad y tiene trabajando, desde antes de comenzar su pontificado, a una comisión de obispos para el estudio de las posibles soluciones. Sí, es verdad, la Iglesia va despacio, pero es como tiene que ir. ¿Qué es lo de Rato? Estoy seguro de que su dinero no ha alterado un átomo su situación.

José Luis.