14.7.11

Ley de Murphy + La pena negra

En la oficina en la que echo parte del día somos casi 50 personas (antes de la crisis eramos más del doble, pero eso es otra historia) lo que supone que en la cocina hay casi el mismo número de tazas, la mayoría de las que regalan con los periódicos, de publicidad o recuerdo de viajes a otros países. Cada uno ha traído la suya de casa, la mía era la única que estaba personalizada y tenía mi nombre serigrafiado en el asa (regalo de la empresa). Adivinad en menos de 10 segundos cuál ha sido la única taza que han roto las señoras de la limpieza...

Efectivamente.

No hay comentarios: