20.6.11

Sin móvil again

Nos tienen engañados, y lo malo es que nos dejamos. Damos por hecho que cada dos años nuestro teléfono móvil va a morir o simplemente, quedarse tan obsoleto que tendremos que cambiarlo. Pero cambiar de teléfono supone transportar todos los números del antiguo terminal al nuevo, algo que podría parecer sencillo, pero que a la hora de la verdad se convierte en una tarea para titanes.

Para empezar, no existe un formato unificado de agendas de móvil, así que aunque seas previsor y de vez en cuando hayas hecho copias de seguridad de la misma, a no ser que tu nuevo teléfono sea de la misma marca que el anterior, no conseguirás nada. Es como si cambias de coche y no puedes llevarte el perrito que mueve la cabeza de uno a otro.

Algunos me dirán "pues copia los números en la SIM y ya está". Pues no, no está, porque una de mis múltiples manías es que los teléfonos tienen que estar perfectamente ordenados, no me sirve tener Pepe Casa, Pepe Móvil, Pepe Móvil trabajo, y así hasta el infinito. Yo quiero que salga el nombre "Pepe Sánchez" y que dentro de ese nombre, tenga todos sus teléfonos y si es posible su email y su dirección física (¿hay direcciones mentales?). Ya sé que son manías, pero así es como lo quiero, ya que me cobran una pasta por un teléfono, quiero que la cosa funcione bien.

En fin, seguiré peleando...

No hay comentarios: