10.3.11

Qué corte

Hay que j*derse... debe ser que me estoy haciendo viejo, me he cortado en mis dos últimos afeitados, y no un cortecillo de esos que no se notan, han sido cortes de esos en los que te das cuenta como la maquinilla coge un trocito de piel, lo dobla y lo cercena. Síntoma inequívoco de una incipiente flaccidez en mi (hasta ahora) tersa piel.

No somos nadie...


No hay comentarios: