1.3.11

Entre todos le mataron...

Llevo tiempo con tos, los lectores veteranos sabrán que la tos me suele coger cariño y se queda conmigo durante muchos meses, así que he decidido que es hora de echarla.

Lo malo es que nada de lo que intento funciona (jarabes, pastillas, sobres...) y eso no es lo peor, sino que a la tos se le han juntado otras molestias, propias de mi ancianidad, que son: dolor de riñones, congestión nasal, y molestias estomacales.

Todo esto unido a mi afición a la automedicación, ha hecho que mi desayuno de hoy pudiera compararse con el del mismísimo Yuri Gagarin en el Vostok 1, un coctel de pastillas y brebajes, el caso es que ahora mismo la tos parece que se ha calmado, pese a que esa no era la funciona de ninguna de esas pastillas.

En resumen, mi tratamiento ha sido:

- Gárgaras con agua hervida con sal para aliviar el dolor de garganta
- Limpieza de senos nasales (muy desagradable, lo sé) para la congestión
- Ingesta de una ampollita de Propóleo, Jalea Real y nosequé mas también para la garganta
- Protector de estómago
- Pastilla para los gases (para evitarlos, que para crearlos ya no es necesario)
- Pastilla para evitar la congestión nasal
- Pastilla de antibióticos para la garganta
- Patilla para el dolor de espalda
- Caramelitos de menta
- Beber mucha agua

Y ahora estoy venga a darle vueltas para deducir si es algo en concreto lo que ha funcionado, o es la combinación de algunos elementos lo que ha hecho que hoy esté mucho mejor...

1 comentario:

arponauta dijo...

¡viva la química! debe ser congénito lo del yonquismo familiar: yo tomo cada mañana 8 pastillas y 1 cada noche (más los analgésicos que caigan cada día para los dolores óseos crónicos). ¡supéralo! ;-)