25.1.11

Decidme que me equivoco

Por favor, decidme que me estoy equivocando, pero cada día estoy más convencido de que estamos mandando todo a tomar por culo, cada día da más pena y asco (a partes iguales) vivir en el escenario que entre todos hemos creado. Para empezar está el tema político (nacional), llevamos más de una década con un ambiente absolutamente crispado, de enfrentamiento entre dos bandos, que ha acabado por convertirse en una lucha por tirar por tierra todo lo que haga el otro, aunque sea bueno, el caso es llevar la contraria.

Después tenemos el tema económico, con la que está cayendo en todo el mundo, es bastante jodido estar todo el día con la soga al cuello, sabiendo que si por cualquier motivo, te quedas sin curro, puedes tirar a la basura toda tu vida y la de toda tu familia, en el momento en que falle el sueldo del mes, se cae toda tu vida como un castillo de naipes.

Y después tenemos a la gente, que no es que precisamente colabore a crear un ambiente más optimista. Recuerdo que a principios de los 90, todavía había algo de esperanza, por lo menos, yo estaba casi convencido de que íbamos a aprender de todos los errores cometidos y que el futuro iba a ser un poquito mejor cada vez; lógicamente estaba equivocado y lo único que hemos conseguido es una sociedad en la que tanto tienes, tanto vales; donde lo único importante es ganar mucho dinero, cambiar de ropa y de móvil cada dos meses, tener un coche de lujo y en resumen, mirar a los demás con desprecio por encima del hombro. Una sociedad donde los chavales (que se supone que son "el futuro") afirman que su única alternativa de ocio es beber alcohol y tomar drogas hasta perder el conocimiento, donde para divertirse se dedican a romper todos los cristales de las paradas de autobús de una calle, o los de los coches aparcados y descubren que no hay consecuencias, donde no se respeta a nadie ni nada.

Cosas como conducir, se han convertido en una lucha a ver quién puede más, se va a la velocidad que uno quiere, se aparca en cualquier sitio, las motos van por la acera, o en dirección prohibida, hace mucho que ya nadie respeta las reglas del juego que entre todos habíamos creado. Siempre ha habido listos que pensaban que no iba con ellos, pero hasta hace poco eran minoría, el problema es que ahora parece que los que somos minoría somos los que intentamos hacer las cosas según nos han enseñado.

Decidme que estoy equivocado, pero esto es lo que veo casi a diario en las noticias, en la calle... decidme que no lo hemos estropeado tanto que ya no hay vuelta atrás, decidme que merece la pena.

1 comentario:

arponauta dijo...

no te puedo decir que merece la pena, lo siento :-(
pero no me hagas caso. mira a tus cachorros y sonríe.