19.10.10

Sándalo

¡Qué exótico! ¡qué evocador de oriente! ¡cómo mola el sándalo!... ¡¡¡LOS COJ*NES!!!

Hace varios meses, mi señor padre, tras un viaje a Marruecos, me regaló una bolsita con el fatídico sándalo "es para perfumar los armarios" me dijo, ¡y vaya si era para perfumarlos!. Cometí el error de guardar la bolsa (cerrada y metida dentro de otra bolsa cerrada, ambas de plástico) en un armario de la cocina donde guardo el té y las infusiones...

...digamos que he tenido que tirar todo el contenido del armario, desmontarlo, lavarlo con amoniaco, ventilarlo durante días, poner cacharros con café molido, bicarbonato, carbono activado... y ni con esas se ha ido del armario el put* olor a pachuli. Estoy pensando en comprarme un lanzallamas.

Así que si alguno de vuestros amigos o familiares viaja a un exótico país y de recuerdo os trae sándalo o cualquier otro tipo de producto aromático, rechazad educadamente el regalo o lo lamentaréis.

No hay comentarios: