4.10.10

Mi GPS espía

Tengo un GPS, un aparatillo infernal de esos que se empeña en decirte por dónde tienes que ir, cuando todo el mundo sabe que los hombre tenemos un sexto sentido para la orientación, heredado de cuando aún vivíamos en las cavernas que hace que no nos perdamos jamás, y si nos perdemos, nuestro sexto sentido nos hará negarlo siempre.

El caso es que mi GPS estaba ya un pelín desactualizado, con lo que decidí cargar nuevos mapas en los que no apareciera Castilla La Vieja, pero descubrí que los fabricantes de ese GPS habían decidido dejar de vender actualizaciones para mi aparatillo, con lo que me vi obligado a piratear (que no me oiga la SGAE) otro software de navegación para instalarlo en mi dispositivo.

Lo bueno (o lo malo) es que ahora mi GPS habla igual que una espía rusa en una peícula de James Bond, no sé cuál es el motivo, pero cuando tiene que pronunciar una "R" la hace "RR", sea cual sea, así, con ese tono sexy te dice "Tome la siguiente salida y dirrijase a la carreterra de la Corruña", y como todo el mundo sabe que no hay que fiarse nunca de los espías, no sé qué hacer cuando me da instrucciones. De momento la estoy dejando que se confíe, pero cualquier día la abandono en la puerta de una comisaría por si acaso.

No hay comentarios: