16.3.10

Disfraces

Cuando uno tiene un niño, se da cuenta de la importancia de los disfraces en la economía mundial. Básicamente porque el coste por hora de uso de un disfraz, se puede disparar si no buscamos bien dónde comprarlo. Así, es fácil encontrar unos estupendos disfraces de nuestros superhéroes favoritos, con toda clase de complementos y fieles al original, por un precio que se acerca a lo que costaría comprar el traje original de Batman usado por Michael Keaton en la película de Tim Burton de 1989.

Por lo tanto, el deber de cada padre es economizar al máximo en la compra del disfraz que se va a disfrutar durante unas pocas horas antes de que: 1. el niño crezca 15 cms de la noche a la mañana y 2. se le pase la pasión por ese superhéroe. En este punto entran en escena las manufacturas chinas, que tienen una ventaja, que es su bajo precio, pero un gran inconveniente, que los chinos, cuando copian, no se fijan en lo que hacen.

En primer lugar tenemos el disfraz caro, bien acabado, en su versión del Batman clásico, con sus músculos. Precio: ALTÍSIMO.





















Y continuación veremos algunos de los ejemplos con lo que nuestros amigos los chinos han decidido interpretar...

































































¡¡¡¡PERO VAMOS A VER!!! luego nos quejaremos de que si a nuestro niño le han dado collejas en el colegio, si es que no es para menos, ¿Batman con pantalones cortos?, ¿dónde se ha visto eso?, ¿en Chueca?, por no hablar del pobre niño que va con vaqueros y una careta de plástico y pobrecillo sonríe todavía. O el modelo hecho con bolsas de basura recicladas, ideal para el verano...

Así que mucho ojito con lo que disfrazamos a nuestros hijos, porque les podemos crear un trauma de por vida sólo por querer ahorrarnos unos eurillos.


Nota: 2 días para el bolo, 2

No hay comentarios: