1.2.10

When I'm sixty seven

El tema estrella de conversación de los últimos días son las pensiones (o lo poco que va a quedar de ellas) y tras reflexionar sesudamente durante unos 10 segundos sobre el tema, he llegado a varias conclusiones:

La primera es que el problema no son los dos años de más que vamos a tener que trabajar, el verdadero problema es saber en qué c*ño vamos a trabajar, porque si ahora está la cosa chunga, ni te cuento la de entrevistas de trabajo que te saldrán cuando eches el currículum con 65 años.

Además, soy el único que se ha dado cuenta de que esto es un parche y que el marrón gordo lo van a tener dentro de un par de generaciones, porque si la cosa sigue igual, dentro de 10 años habrá que subir la edad de jubilación a los 70 y en 20 años, será 75, y para cuando yo me tenga que jubilar, la edad de jubilación será de 110 años (el que llegue).

Hablando con Carambola, me abrió los ojos a una solución mucho más simple: fomentar la natalidad (tal y como hacen otros países de esos locos y subdesarrollados como Alemania, Suecia, Finlandia...) Es así de simple, si las parejas no tuvieran que esperar hasta casi los 40 años para tener un único hijo, a lo mejor dentro de un par de generaciones habría una masa laboral capaz de mantener al resto de los no trabajadores. Si tener un hijo no significara ver peligrar tu puesto de trabajo (si eres mujer), tener que dejar a tu hijo con menos de 4 meses en una guardería que te cuesta la tercera parte de tu sueldo porque la baja maternal es de tan solo 16 semanas, seguir pagando una guardería privada hasta los 3 años porque para poder acceder a un plaza hay que estar poco menos que viviendo en la calle, si no ocurriera todo eso (y mucho más) a lo mejor los jóvenes se animaban a tener un par de hijos que en un futuro cambiaran las cosas.

2 comentarios:

Nimbusaeta dijo...

Ya, pero es que como hagamos eso no cabemos en el planeta. O van saliendo según van entrando o esto empieza a llenarse y llenarse, y no hay recursos para todos. El "problema" es que la medicina ha mejorado tanto que la gente no se muere cuando se tiene que morir.

Irimia dijo...

Pues hay dos soluciones, o acabamos siendo un país de viejos y a ver quién va a pagar las pensiones o promovemos la eutanasia activa obligartoria a los 75 años.