2.2.10

Mi camita

Últimamente los domingos por la noche uno coge la cama con más gusto de lo habitual, primero porque sabes que al día siguiente hay que madrugar y comienza la tortura, y segundo, porque has estado viendo Cuatro, donde los domingos por la noche sólo ponen programas de gente que duerme mal (léase Desafío extremo y Perdidos en la tribu.

El caso es que después de estar más de dos horas viendo a toda esa gente pasar frío, comer bichos, dormir en el suelo... cuando llegas a la cama, te haces un ovillico y te tapas con el nórdico hasta las orejillas pensando en lo bien que se está en casita.

No hay comentarios: