21.1.10

Gerardito

A muchos les extrañará que al bueno del Sr. Díaz Ferrán le sigan aclamando (ovación cerrada y vuelta al ruedo) sus amiguitos de la patronal. Pero si analizamos la cuestión un poco más en detalle, nos daremos cuenta de que lo extraño sería lo contrario.

Pongámonos en la piel de un sufrido empresario, imaginemos lo que quiere, que no es ni más ni menos que ganar muuuuucha pasta. ¿Le interesa que su personal esté contento? NO, su personal le merece el mismo respeto que las mesas y sillas de sus oficinas, son un mero objeto más para conseguir su pasta; ¿le preocupa que el trabajo se haga bien? NO, como ya hemos dicho, le interesa que a final de año, en la cuenta de resultados, haya muchos millones a su favor; ¿hará cualquier cosa para conseguir eso? SI, todo vale para llegar a esos resultados: ERE, despidos, sueldos bajos, deslocalización, recortes...

Así por encima, esto es lo que mueve al 99,99% de los grandes empresarios del mundo, el 0,01% que no lo hace, probablemente estén a punto de ingresar en una institución psiquiátrica. Por lo tanto, viendo esto, lo normal es que los amiguetes empresarios de Gerardito, le aplaudan, porque ha conseguido todo lo que ellos querrían: forrarse, conseguir quebrar una empresa y desentenderse por completo de los empleados y acreedores, y lo que es mejor, no pagar nada por ello, ni en dinero, ni embargo de bienes personales, ni pasando tiempo en la cárcel, que es donde probablemente debería estar. Y por si esto fuera poco, nos encontramos con una pequeña deuda a Cajamadrid de apenas 26,5 millones de euros. Mientras tanto, Gerardito continúa con sus trajes de 2000€, su chófer y su coche blindado con escoltas, su chalet de lujo y sus beneficios millonarios a final de año.

¿Es o no es para aplaudirle?

No hay comentarios: