7.1.10

Empezamos de nuevo

Nunca he comprendido por qué es necesario besar a todo el mundo (o saludar efusivamente) en la oficina por el simple hecho de que en el período de tu ausencia se haya producido un cambio de año. Da exactamente igual que te hayas visto el día anterior o hace un par de días, todo el mundo se empeña en darte dos besos y encima se extrañan porque no estés feliz de que sea año nuevo. ¿Feliz?, ¿debería estar feliz por seguir teniendo un trabajo de mierda?, ¿por tener que madrugar?, ¿por llevar encerrado en esta oficina los últimos 5 años sin posibilidad de escapatoria?, pues vale, feliz año nuevo.

No hay comentarios: