13.11.09

Servicio público

Un aviso para todos aquellos a los que me encuentro en el mingitorio de la oficina, con su "asunto" entre manos y el móvil sujeto con el hombro, mientras hablan:

¡SE OYE EL CHORRILLO!

La tecnología ha avanzado mucho y los micrófonos de todos vuestros estupendos aifons captan hasta la más pequeña gota que cae. Eso por no hablar de que cualquier día se os caerá el teléfono al váter.

Dicho queda.

No hay comentarios: