11.11.09

Ruido

Entiendo perfectamente a las familias que se quejan por el ruido del aeropuerto sobre sus casas. No soporto el ruido y me alegro de que se intente poner solución a su problema.

Lo que jamás he entendido es por qué la gente continúa comprando casas cerca del aeropuerto. Puedo comprender que a la gente que compró su casa antes de 1931, les pillara por sorpresa lo del aeropuerto, y una noche de repente dijeran "¡coño! ¿y ese ruido?", pero desde entonces, todos los madrileños sabemos que ahí hay un aeropuerto y por ende, muchos aviones que meten mucho ruido.

Sin embargo, todos los años tenemos que ver quejas de este tipo, que si me he comprado este chalet tan mono y como está a pie de pista, que a ver si me la pueden quitar para que esto sea un remanso de paz. Que si hemos construido estos pisitos al lado de la catedral, a ver si pueden ustedes parar las campanas que llevan sonando a la misma hora desde tiempos de los visigodos, que es que no nos dejan ver la tele...

No hay comentarios: