28.10.09

Un poquito de esperanza

Últimamente con tanta gilip*llez y tanto egoismo, se agradece de vez en cuando escuchar historias como ésta, le hacen pensar a uno que no está todo perdido todavía. Que no todo es ver quién gana más dinero, quién tiene el mejor coche o quién lleva más ropa de marca, que a veces las personas se preocupan de las personas.

Lo triste es que algo así sea noticia por lo inusual, que ayudar a alguien sea lo extraordinario, es triste.

No hay comentarios: