30.4.08

Despedida...

... de soltero... ¡qué bonitas palabras! El fin de semana pasado tuve la suerte de NO acudir a una despedida de soltero y de buena me libré... haciendo un rápido análisis, he llegado a la conclusión de que las despedidas de soltero actualmente siguen un guión que no se sabe quién lo ha escrito, pero que todo el mundo conoce y acepta y que consiste en:

  • Disfrazar al novio/a
  • Humillar al novio/a
  • Pagar una pasta por una cena mala
  • Ver a alguien desnudarse
  • Emborracharse hasta la enfermedad
Con estos sencillos 5 puntos se pueden resumir el 99% de las despedidas de soltero de España, las únicas variantes que se dan son :
  • Despedida conjunta de los dos novios
  • Irse a pasar un fin de semana a una casa rural
La despedida conjunta es estupenda porque implica todo lo anterior, pero además tienes que disimular y portarte bien porque tu pareja suele estar sentada a tu lado y no sueles conocer a la mitad de los que están sentados contigo.

En las casas rurales la cosa cambia un poco porque al estar alejadas de la ciudad, las opciones de ocio se limitan a tres: alcohol, alcohol y alcohol.

Así pues, todos los sábados por la noche, en cuanto empieza la primavera, afloran por la ciudad grupos de jóvenes en los que uno va disfrazado, con adornos de penes y de pechos, con el resto del grupo con camisetas con la cara del novio de niño y con más adornos de penes y pechos. Mientras van a un restaurante autodenominado "erótico" en el que por la módica cantidad de 70€ te ofrecen un menú malo y uno de los camareros se desnuda después. Y al terminar la cena hay que ir a emborracharse como cubas (y como todos los fines de semana, por otra parte).

También se lleva mucho lo de gastarle bromas al contrayente, así lo normal es que en la cena, se incluya una broma que suele consistir en que un policía aparece e intenta llevarse a uno de los invitados, un camarero se enfada con alguien de la mesa o un yonki hace su aparición e intenta pedir dinero... un derroche de humor elegante.

Y todavía me pregunta la gente que por qué no me he casado...

No hay comentarios: