11.1.08

Big brother

¡Qué gran invento que son los intercomunicadores para vigilar el sueño de los bebés! los enchufas y te sientas tranquilito en el sofá porque sabes que si llora el bambino lo escucharás alto y claro... hasta que en lugar de oir el llanto del niño, lo que escuchas es la voz de un señor y piensas "si yo había dejado al muchacho solo en la cuna... ¿quién coño es este?" y compruebas que no hay nadie en la habitación "una interferencia", piensas, pero es que con esa interferencia te estás enterando de cómo les ha ido el día a tus vecinos, porque deben tener el intercomunicador colocado en la cocina.

Así que decido cambiar el canal del chisme para evitar las interferencias, y oigo un llanto, pero ¡oh! sorpresa, el bambino duerme, así que descubro que en el otro canal tengo a otros vecinos intentando dormir a una niña. Al final encontré una zona muerta en la que podía escuchar mi propia casa, pero en cuanto que me salía de allí se me colaban los vecinos, con lo que todas las ventajas de un intercomunicador sin cables han desaparecido.

Así que ojito con lo que decís en casa si tenéis un chisme de esos, no sé sabe quién puede estar escuchando.


No hay comentarios: